AMARAL: Rumbo a las estrellas.

Sala Razzmatazz (Barcelona). 20.10.12.

La noche del sábado fue la de las sensaciones encontradas, la del deseo irrefrenable de que comenzara el show para volver a disfrutar del directo más potente de Eva y Juan visto hasta el momento pero con la amarga sensación de que la gira se acababa y que caminábamos sin remedio hacia una nueva etapa de silencio musical de los maños.

La Sala Razzmatazz presentaba un lleno absoluto media hora antes del inicio del concierto, que comenzó puntual a las 21.00h. Una valla demasiado alta separaba a público y grupo, lo que limitaba un poco el feedback entre ambos en algunos momentos. La noche iba a deparar varias sorpresas y la primera fue el cambio en el vestuario de Eva. Con un look de camiseta, chaleco y pantalón corto despidió la gira salvaje y no utilizó el top habitual de Marcela Mansergas.

Como viene siendo habitual, el show comenzó con la enérgica Hacia lo salvaje, que ya puso a saltar al publico desde el minuto uno. Al grito de "Bona Nit, Barcelona" y animando a que su publico no se conforme, continuaron con Esperando un resplandor yEl Universo sobre mi. Sin respiro para el público, se encadenaron varios temas como Moriría por vos, Un día más o Como un martillo en la pared que hicieron subir la temperatura de la sala. Tanto fue así, que vimos tanto a Eva como a Juan repartiendo botellas de agua entre las primeras filas.

Era una noche para no bajar el ritmo, para no parar y pensar que estábamos ante las últimas canciones de la gira española aunque sonase demoledora Hoy es el principio del final. "Hay cosas que solo las saben ellas, las calles del barrio alto" y ese es el misterio que se encierra y que nos gustaría saber Si las calles pudieran hablar. Tras este breve respiro, se volvió al ritmo salvaje y animal de Estrella de mar o Montaña rusa.

Las miradas cómplices encima del escenario entre todos los músicos delataban la felicidad por completar una gira perfecta donde se ha colgado el cartel de entradas agotadas en casi todos los show. Donde Eva, Juan y la banda formada por Jaime García Soriano, Toni Toledo y Chris Taylor han bordado concierto a concierto el nuevo registro sonoro de Amaral.

Los temas fluían rápidos, enérgicos y directos como Las puertas del infierno o No se que hacer con mi Vida. El primer reposo para bajar pulsaciones llegó cuando se quedaron Jaime y Juan solos en el escenario, momento que aprovechó para agradecerle a todo el público de este concierto, al de toda la gira y las redes sociales, su apoyo durante todo este año y durante toda su carrera. Sonó Tardes calida y quizás más melancólica que otras veces y donde el punteo final de Jaime se nos metió bien profundo en el pecho, como un llanto doloroso.

Mientras Juan parecía jugar punteado los acordes de El mundo al revés, salió Jaime del escenario y, ante una gran ovación, volvió a entrar Eva. Lo que parecía solo un juego de Juan, se convirtió en la sorpresa de la noche y del fin gira. Después de esperarlo con mucho deseo en los concierto de Madrid, era al final Barcelona la afortunada para el cambio en el set list y donde sonaba un tema menos habitual, como era El mundo al revés, ante la cara de completa felicidad de los asistentes. El tema sonó redondo y pudimos ver como por momentos compartían los maños el micrófono central para cantar a dúo.

El concierto continúo por la senda prevista y pelotazo tras pelotazo como fueron Robin Hood, Antártida, Como Hablar o Van como locos llego al primer bis de la noche. Volvieron al escenario para tocar, quizás, uno de los temas que mas te traspasan la piel y donde pudimos sentir magia en las tablas. Rogaciano, El Huapangero hizo el silencio en toda la sala. La potente y desgarrada voz de Eva se arropa únicamente, por la dolorosa guitarra de Juan, para regalarnos un tema que debe quedarse durante una temporada en los set list de la banda, como recuerdo a Chavela y para disfrute de todos. El round final se completaba con Sin ti no soy nada y necesaria Revolución que debe unirnos, ponernos en pie y dar voz a los que siempre callaron.

La despedida del show, de la gira o el "Hasta luego", como le gusta decir a Eva, vino con Cuando suba la marea. Para ese momento, los gritos continuos de "Otra, Otra, Otra" eran ensordecedores pero no pudieron variar la decisión del grupo que había dado por acabado el concierto y que llamo a todo su staff a subir al escenario. Pudimos ver a los que trabajan duro en la sombra como Manuel Notario, Presser, Sergi, entro muchos otros muchos más, para que todo el mundo Amaral continúe rodando y que nosotros podamos seguir disfrutándolo junto a Eva y a Juan.

Es el momento de saborear con mucha pausa lo vivido, que ha sido mucho. El momento de entender que la apuesta salvaje ha sido, desde el principio, un viaje sin retorno hacia otros espacios sonoros más eléctricos.

Este es el momento perfecto y el lugar correcto para agradecer de corazón a Eva, Juan, Jaime, Toni y Chris un año mágico.

Esta crónica cierra un circulo que empezó en Zaragoza hace un año y que hemos compartido con todos los que estáis al otro lado leyendo. MIL GRACIAS A TODOS!!!

Texto y Foto: Victor López.

Más antigua AnteriorVolver a crónicasSiguiente Más reciente