AMARAL: Madrid a sus pies.

La Riviera (Madrid). 18.10.12.

La Riviera prometía espectáculo nada más abrir sus puertas; Dj Pablito Pichurra volvía a adelantar la apertura de puertas a las 19.30h para dejar su huella en el Fin de Gira Madrileño de Amaral.

Era curioso el contraste de las primeras filas, donde podía verse a fans de todas las edades, y de todas partes de la geografía española compartiendo unos escasos metros cuadrados, con ansias de comprobar si por fin los manos habían incluido el tan solicitado cambio en el Set List. Otro factor que llevaba también a pensar que ese cambio se haría realidad, y no quedaría tan solo en la mente de los más optimistas, era que un batallón de cámaras con sus respectivos profesionales a los mandos, y dirigidos por Inés de León, se preparaban para inmortalizar la noche.

Entre medías del tan reconocido All tomorrow´s Parties de la Velvet Underground, los de Zaragoza, seguidos bien de cerca por su banda, hacían aparición sobre el escenario de forma puntual. Eva volvía a enfundarse en sus leggins brillantes, y ponía el punto Mansergas con el top que la diseñadora ha hecho icono de esta gira Salvaje. El engranaje perfecto que se esconde tras el nombre de Amaral, daba comienzo a un nuevo Show, donde el público no pensaba quedarse atrás.

Después de un Buenas noches Madrid, sonaba de nuevo un repertorio, que hasta el quinto tema de la noche era idéntico al del martes.Kamikaze, llenaba La Riviera de energía y el público se entregaba de forma incondicional a un sonido muy guitarrero. La novedad, era Un día más, que a pesar de haber formado parte de la gira en sus inicios, había quedado relegada a un segundo plano, y era acogida con un buen número de aplausos y vítores.

Una poderosa Eva, a la que solo le faltaba un tocado de plumas, entonaba un cantico de guerra Sioux dentro de Estrella de mar, canto que era coreado por muchos, de pronto daba la sensación de que La Riviera se había convertido en una pradera llena de guerreros dispuestos a darlo todo. El ambiente a esas alturas ya hervía.

A medida que continuaba la noche entre reivindicativas consignas en forma de Un martillo en la pared y "divertidas Montañas rusas", se veía a una unión intensa entre los 5 músicos, que concentrados intentaban dar lo mejor de sí mismos en el escenario. Miradas de complicidad, que no dejan duda de que Amara han sabido en esta gira rodearse de músicos con los que les une algo más que una trayectoria musical cargada de éxitos.

Realmente es increíble el derroche de energía vivido en la mítica Sala madrileña. Cuando en solo un segundo te das cuenta de lo que importa y lo que no… y lo que no, son las diferencias entre una noche u otra, sino que la música que estas escuchando te transmita fuerza y sentimientos.

Tras las versiones de Have you ever seen the rain y Rogaciano, el Huapanguero, llegaba la última Revolución, en la que la maña insinuaba que todos los allí presentes podrían cambiar el mundo si quisieran. Y así, habiendo sentido que cualquiera puede ser un Héroe, mecidos por la marea terminaba la despedida madrileña, cargada de agradecimiento hacia todos los que han hecho posible la gira.

Texto: Shara Sánchez.

Foto: Víctor López.

Más antigua AnteriorVolver a crónicasSiguiente Más reciente