AMARAL: La noche del vendaval

La Riviera (Madrid). 16.10.12.

Mucha era la expectación que se había levantado sobre el fin de gira de Amaral y su llegada a dos de las salas más conocidas y rockeras en el panorama nacional como son La Riviera y Ratmatazz. Con el aforo completo para las tres fechas, era el momento de ver lo que Eva y Juan habían preparado para despedirse de su año más salvaje, antes de viajar para girar por tierras americanas, y volver al estudio para meterse a preparar su próximo trabajo, según nos comentaron en la entrevista del pasado lunes.

Desde primeras horas de la mañana ya se podían ver ayer a los fans del grupo haciendo cola para poder tener las mejores posiciones en el concierto. Tras las muchas horas de espera de sus fieles, las puertas de La Riviera se abrían a las 19.30h hasta completar el aforo de la misma.

Con los primeros acordes del All Tomorrow´s parties a las 21.15h, las emociones se ponían al límite y el éxtasis general llegaba con la aparición del grupo sobre el escenario. Como vienen siendo habitual, la encargada de abrir la noche y acelerar las pulsaciones fueHacia lo salvaje. Tras vencer la música al futbol, en palabras de Eva, invitó a todos los que no se conforman en la vida a Esperar su resplandor. La noche se iba calentado con uno de los clásicos El universo sobre mí que fue preludio de uno de los momentos de gran comunión y de energía desbordada como fue Kamikaze. Creímos en el rock&roll y seguimos sin respiro con Moriría por vos, Como un martillo en la pared, Hoy es el principio del final y la mas que enérgica Big Bang.

La noche transcurría y la sala se convirtió en un latido único entre músicos y publico. Pandereta en mano para Estrella de mar o con los bailes sensuales de No se que hacer con mi vida, Eva tenia al publico entregado en un show que no paraba de crecer. Siempre es un momento perfecto cuando Juan y su guitarra de doce cuerdas se quedan solos en el escenario con Jaime G. Soriano para tocar Tardes mano a mano.

Los momento íntimos continuaron con temas tan vigentes a día de hoy como Robin Hood y temas más personales por su especial significado como Olvido, donde Eva lució una preciosa Gibson acústica. Antes del primer bis de la noche, hubo tiempo para escuchar Días de verano, la ya habitual Have you ever seen the rain en esta parte final de la gira, Van como locos y la hipnótica En solo un segundo.

Volvieron al escenario solo los maños, entre la gran ovación de los presentes, para homenajear a la gran Chavela Vargas. Mientras sonaba los acordes de Rogaciano, El huapangero en la guitarra de Juan, la letra salía con rabia y dolor de la garganta de Eva para crear el momento más mágico de la noche. Sin esperas, volvió toda la banda al escenario para tocar Sin ti no soy nada y Revolución. Esta se ha convertido en el himno de esta gira y cada vez que las luces se reflejan en todas direcciones en el pequeño megáfono, sabemos que estamos ante el momento definitivo del show. La Revolución de Amaral esta llegando a su fin, al igual que lo estaba haciendo el concierto.

Para completar los doce temas de su último trabajo y despedirse de su primera noche en Madrid, volvieron al escenario para tocar Cuando suba la marea, donde vimos a Eva con los ojos brillantes por la emoción de una noche perfecta.

Seguramente, en las fechas que aun quedan en España, nos espera alguna sorpresa dentro del set list, para alegría de los fans del grupo. Quizás la sorpresa venga en forma de nueva versión o quizás sea alguno de los temas no habituales en esta gira.

Fue una noche de emociones y sensaciones a flor de piel. Disfrutamos de un concierto único por parte de los maños, con una complicidad mágica entre grupo, banda y público. Donde Eva y Juan dieron un paso más para agrandar su leyenda. Sin tiempo para el descanso, mañana vuelve el huracán salvaje a La Riviera para despedirse de Madrid y poner rumbo final hacia Barcelona.

Texto y Foto: Victor López.

Más antigua AnteriorVolver a crónicasSiguiente Más reciente