SONORAMA 2019

Aranda de Duero

Terminó el SONORAMA 19 con muchas cosas que querer contaros. La fundamental, ha vuelto a ser un éxito, en una edición que ha tenido una afluencia masiva de público y que ha llenado el nuevo recinto elegido.

Empezamos justamente por el recinto. Esta nueva ubicación, muy próxima a la de años anteriores, ha sido un acierto completo. El espacio disponible era mayor y ha permitido una mejor distribución de todas las zonas que componen el festival. La zona de los dos escenarios principales es mucho más grande y ha facilitado la movilidad del público para desplazarse entre los escenarios o salir a las partes posteriores del recinto. El tercer escenario estaba relativamente lejos de los dos importantes y permitía cómodamente ver a los grupos que allí tocaban. Después, se disponia de una amplia zona de restauración, muchísimo más grande que la del año pasado y realmente bien acondicionada para comer, descansar algo y poder pasear a ver las tiendas de ropa y moda que estaban ubicadas de forma paralela.

Vamos a la música, que seguramente es lo que más os interese y motor de la máquina de todo esto.

JUEVES - Tenía un cartel bastante movido y era idóneo para las nuevas generaciones de "sonoritos". Nosotros empezamos con rock del bueno de la mano de Tarque. Nada que descubrir sobre uno de los mejores músicos y con más carisma que tenemos sobre nuestros escenarios. Aunque el sol aun iluminaba Aranda, esto no fue impedimento para que Carlos Tarque nos presentaran de manera sensacional su primer trabajo fuera de M-Clan. Con su Orquesta Mondragón, el polifacético Javier Gurruchaga nos movió del suelo con los clásicos del grupo que todos tenemos en nuestra cabeza como su mítica Lola, Lola. Uno de los grupos que nos encantó en directo fue Embusteros. Un sonido limpio y una letras bien trabajadas hacen de su directo uno de los que más interesantes del festival.

El plato fuerte y el llenazo del jueves llegó con Miss Caffeina que reventó la noche y acercó al escenario principal al público más joven del recinto. Alberto y los suyos hicieron bailar pero bien a los fans de la banda y no se dejaron nada en los bolsillos para hacer de su concierto una verdadera fiesta. Para no parar la máquina, ya bien entrada la noche, los chicos de Varry Brava no dejaron de mover los cuerpos de los asistentes con su último disco. Nunca nos quedó claro si en este concierto estaba prevista la colaboración de Alberto de Miss Caffeina. Tras la extraña parrafada del cantante sobre la colaboración de Alberto en el tema Satánica, parecía que este se subiría al escenario para cantarlo juntos pero el grupo empezó a tocar y nunca más se supo.

Nosotros nos quedamos para ver la última sorpresa anunciada de esta edición del Sonorama que era la actuación de Chimo Bayo. El Dj dio un buen ejemplo de actitud y el referente de aquella mítica Ruta del Bakalao de los 90 se marcó una sesión que hizo bailar a todo el respetable allí congregado.

VIERNES - La tarde no pintaba nada bien ya que una importante tormenta nos hizo pensar, por momentos, en la posible suspensión del festival. La lluvia retrasó la llegada del público al recinto y deslució las actuaciones programadas más pronto. Aun así pudimos disfrutar del show de Depedro, al que vimos bajarse con su banda del escenario y ponerse a tocar en medio del público que estaba viendo su concierto. Una de nuestras debilidades que es Fuel Fandango volvió a levantar y a hacer bailar a todos los allí presentes. El mojado y resbaladizo escenario no dejó a Nita bailar y saltar como en ella es habitual, a riesgo de una más que posible caída. Aun así, el show siempre es espectacular y te mantiene atento al escenario todo el rato hasta que se despidieron con Salvaje. Buenísimo también el concierto de Second. Los de Sean Frutos se marcaron una actuación impecable, una de las que más me gustó del festival en la que repasaron algunos de los clásicos de la banda como 2502, Inexperto o el mítico Rincón Exquisito y que congregó a bastante público.

Aunque el viernes era para Love of Lesbian. Sin duda fue la suya la actuación más emociónate de todo el festival y con momentos de mucha piel. Las sensaciones se generan o no desde un escenario y los de Santi Balmes te tocan mucho la piel en sus conciertos. En el apretado tiempo que cuenta cada grupo (una hora y diez minutos aproximadamente) demasiado justo en algunos casos, ya que te quedas con cierto sabor a poco concierto, los catalanes no pudieron meter todos los temazos que solemos cantar pero John Boy, Belice, Planeador o Allí Donde Solíamos Gritar no faltaron del set list. Realmente emocionante cuando Balmes bajó del escenario para cantar por el foso. Ver la cara de felicidad, tanto de músico como de público, es de las cosas más bonitas que he podido ver.

La organización del festival ha sido impecable, se han respetado los tiempos y los horarios casi de manera suiza, que es algo muy de agradecer. No se han solapado las actuaciones y ha sido muy fácil (dentro de la dificultad de querer ver a tanto artista) el poder organizarte los conciertos a los que querer asistir.

SABADO - El día fuerte, a priori, por cartel del festival, se convirtió en un éxito brutal de asistencia. La imagen desde la grada Vip del recinto era increíble. En la actuación de Fangoria se llenaba todo el recinto y se juntaba el público de ambos escenarios principales.

Bajo un sol importante, no podíamos perdernos a Nacho Vegas. Admiración profunda la mía por el asturiano que, con su último disco, Violetica, ha vuelto a centrar la diana en los problemas que muchos de nuestros políticos progres están tapando bajo capas de silencio. Temas de trabajos anteriores como Como hacer crack sonaron rotundos y sorbo a sorbo, como en su copa de vino, Nacho nos trasladó a realidad que no se lee en la prensa que nos dice lo que hay que pensar.

Muchas ganas teníamos de la actuación de Zahara pero su sonido no fue el mejor de los posibles. La voz algo distorsionada y poco nítida no nos dejó disfrutar de una de las cantantes más emergentes de nuestro panorama y que firma éxitos por donde pasa su gira.

Nacho Cano era una de los atractivos del cartel y llenó su concierto de amigos. En uno de los laterales del escenario montaron un pseudo pedestal con los 4 teclados de Nacho y de los cuales no se movió en todo el concierto. En un repaso por la discografía de Mecano pasaron por el escenario, entre otros, Alberto (Miss Caffeina), Shuarma (Elefantes), Santi Balmes (Love of Lesbian), Rulo, Mikel (Izal), Kuve, Gabriel (Shinova), Rafa (La Unión) o Paco Clavel. La reaparición de Nacho Cano estuvo bien aunque, quizás falto algo de emoción en el show, que por momentos pareció un pasar de músicos de manera algo improvisada por el escenario.

Casi saltando de escenario, Rulo y la Contrabanda comenzó su concierto, con una buena legión de fans en las primeras filas que disfrutaron de otra buena lección de música y actitud sobre un escenario. El ex de La Fuga demostró sus buenas tablas y encandilo con un show enérgico y rockero. Tras él, llegó el turno de otra de nuestros preferidos del Sonorama de este año y que teníamos ganas de ver en un recinto con tanta gente. Shinova se marcó un muy buen concierto haciendo un repaso a su último disco, Cartas de Navegación y salpicando el set list con temas anteriores. Gabi y los suyos tienen letras buenas, un sonido personal y un directo bastante importante como para esperar de ellos que se conviertan en una de las bandas importantes en los próximos años.Para cambiar el mundo, Volver, Doce Meses y la brutal Mirlo Blanco, con la que cerraron el show, fueron algunos de los temas que pudimos disfrutar.

No es un grupo que este dentro de nuestro abanico sonoro pero nos sorprendió muy gratamente el concierto de Fangoria. Alaska y Nacho Canut hicieron un show agil, bailable, divertido y que repasó todos los temas más representativos de la banda. Pero hay que destacar el sonido que tuvieron durante toda la actuación y que fue uno de los que más nos ha gustado de todo el festival. Un sonido limpio, sin distorsiones y una voz que se escuchaba realmente clara. Además, posiblemente, pudo ser el pico de congregación de asistentes más alto de todo el Sonorama 19.

Hablar de Sonorama es hablar de la Plaza del Trigo y de una ciudad que suena a música. Quizás esta parte del festival se ha resentido un poco con el paso de los años y ha perdido parte de su alma y su esencia. El tamaño del festival es ya muy grande y resulta literalmente imposible llegar a la Plaza del Trigo para ver un concierto, resulta literalmente imposible moverte por las calles sin pisar las bolsas de los botellones y resulta imposible cruzar Aranda sin ser empapado por esta estúpida y molesta moda de las pistolas de agua. Por momentos, parece que estés más en las Fiestas de San Fermín que en esa ciudad que huele a música en cada esquinas año tras año.

Pero si algo ha tenido de especial la Plaza del trigo este año, ha sido la irrepetible actuación el Sábado deThe Garlic Phantoms, de nuestro querido Juan Pérez Fajardo, de 15:00h a 15:05h ante un público entregado y que coreo de principio a fin todos los temas del repertorio.

Cerramos un año más el Festival de festivales de la música nacional y esperamos con deseo la edición de 2020. Seguramente vendrá cargada de sorpresas una vez más. ¿Será el Sono 2020 una nueva fiesta musical nacional con nombres como Leiva o Izal?

TEXTO Y FOTOS: Víctor López

Más antigua AnteriorVolver a crónicas