RIO BABEL 2019 Y LA CONFIRMACION DE SU EXITO.

MADRID

Rio Babel 2019 se ha convertido, un año más, en un crisol musical en el que diferentes estilos sonoros han convivido en los tres días que ha durado el festival y sobre los dos escenarios que se han montado para la ocasión. Una edición por la que han pasado aproximadamente unos 25.000 asistentes y en la que han podido disfrutar de 43.000m2 para ver de la mejor manera posible a las 17 bandas de 9 nacionalidades diferentes que han completado el cartel. Coincidiendo con las celebraciones del Orgullo Gay en la capital, se han convertido sus escenarios en el mejor altavoz para reclamar la libertad y diversidad para cada ser humano que habita en esta tierra común de todos.

Sensualidad, picardía con un toque pin up y todo ello envuelto en un chorro de voz brutal es Mon Laferte. Su actuación, una de las primeras, aun a pleno sol madrileño, hizo vibrar y sentir a un público que se iba acercando al recinto en un goteo incesante. La Chilena regaló sonrisas dentro de su vestido de cuadros negros y blancos, mientras que su banda iba elegantemente vestida con un traje crema. Uno de los temas más coreados fue Mi BuenAmor, que la hemos visto cantar con Enrique Bunbury, aunque esta vez no hemos tenido esa suerte. La actuación se cerró, quizás, con el tema más conocido de su repertorio que es Tu Falta de Querer.

El Uruguayo, pero en sus propias palabras, ya Madrileño de adopción, Jorge Drexler fue la actuación más comprometida con las diferentes causas sociales que a día de hoy están en plena lucha. Reclamando de los derechos LGTBI, la lucha del Open Arms por no dejar morir a los migrantes en aguas del mediterráneo o por la retirada de Madrid Central de manera unilateral por el nuevo alcalde de Madrid. Un concierto, el suyo, elegante, bien trabajado y con algunos de los temas más movidos de su repertorio para una cita especial. En algún momento estuvo algo dificultado por problemas técnicos que hizo que tuviera que improvisar sobre su propia actuación.

Los momentos más bailables vinieron de la mano de Dorian. Elegantemente vestido de negro y con esa seriedad que le caracteriza, Marc Dorian y su banda encandiló a los suyos. Desde luego, su concierto fue festivalero por excelencia con nubes de confeti blanco, tanto al inicio como al fin del show, globos de colores y chorros de humo que tan buen efecto visual suelen generar. Una de las sorpresas vino cuando Santi Balmes, líder deLove Of Lesbian se subió al escenario para colaborar con Dorian, para alegría del respetable, que a esa hora ya llenaba el recinto del Ifema y que no dejo de botar con Los Amigos que Perdí. Con un estilo musicalmente limpio, elegante y con un juego de luces muy bien trabajado, especialmente gracias a 4 proyecciones luminosas verticales que acompaña a la perfección al show, Dorian regaló momentos únicos a una noche mágica con temazos comoLa Isla, A Cualquier otra Parte o Tormenta de Arena.

El momento más esperado de la noche y una de nuestras debilidades llegaba con LOVE OF LESBIAN. Después de verles, hace muy pocas fechas, con su gira Espejos y Espejismos en una visión mucho más íntima de su repertorio y con una puesta en escena totalmente especial, llegaba el momento de verles en su modo más desenfadado como era el escenario del Rio Babel 19.

Los catalanes tuvieron dos invitados de lujo sobre el escenario como fueron la mexicana Silvia Estrada con la cantaron Incendios de Nieve y la devolución de la cortesía por parte de Marc de Dorian.

La noche empezó con 1.999 sobre un escenario en el que dominaban una especie de lámparas verticales rodeadas por finas cadenitas que dejaban filtrar la luz de los focos. Los clásicos de la banda sonaron comoClub de Fans de John Boy, Manifiesto Delirista, Belice o Allí Donde Solíamos Gritar que fue con la que se cerró la noche. Santi Balmes y los suyos son muy muy grandes, lejos de esos estereotipos facilones y de las etiquetas clasistas que tanto gustan dentro del mundo musical y de sus puretas de burladero, Love Of Lesbian tienen uno de los repertorios de mayor profundidad y calado de nuestro panorama musical.

Esta edición del RIO BABEL ha contado con bandas que han hecho las delicias de los asistentes más bailongos, como fue el concierto de Bomba Estero, donde no paramos de movernos de principio a fin con sus ritmos pegadizos. Igual nos pasó con La Pegatina, que nos regaló una verdadera fiesta musical o con el gran nombre dentro del mundo de los Dj´s como es Fatboy Slim.

Otras de nuestras debilidades vino el sábado de la mano de Fuel Fandango. Banda que está celebrando sus 10 años de carrera y que nos volvió a hacer vibrar con su show fusión lleno de raza, elegancia, energía y mucho talento. Nita vestida de blanco impoluto, maquillaje dorado en el rostro y ramo de claveles rojos a la cintura apareció en el escenario para desbordar la noche junto a Ale Acosta. Explicar porque son hipnóticos los conciertos de esta banda, no es tarea fácil, pero si te puedes hacer una idea diciendo que derrochan energía cada segundo del show, que el talento sonoro es más que evidente, que la banda que les acompaña es un jodida maravilla perfectamente engrasada y que hay un embrujo visual que te envuelve durante toda la actuación, quizás así, podamos ser capaces de transmitirte lo que es un concierto suyo. Nosotros siempre estamos deseosos de volver a verlos encima del escenario. No faltaron emblemas de la banda en la parte final del Show como son Toda la Vida o Salvaje, que fue el tema elegido para cerrar el show.

Ya esperamos la edición de 2020 del Rio Babel y hacemos hueco en nuestra agenda para no perdernos su próxima cita.

Texto y Foto: Víctor López.

Más antigua AnteriorVolver a crónicas