Vega - Abriendo puertas.

Circulo del Arte (Toledo)

Con el concierto del pasado viernes 25 de Noviembre en Toledo, Vega da por cerrada la primera parte de la gira de presentación de su disco La cuenta atrás. Aunque mientras escribíamos esta crónica, la cordobesa ha anunciado un concierto sorpresa para el próximo día 19 de Diciembre en Búho Real (Madrid). Según nos informaron después del concierto, Vega y su gira volverán a la carretera para Marzo.

El Circulo del Arte es una antigua iglesia de Toledo convertida en un precioso marco para la celebración de conciertos pero con una gran complejidad acústica. Gracias a Vega y a su equipo pudimos presenciar la prueba de sonido y como se fueron perfilando y acoplando los instrumentos con la voz. La tarea no fue fácil, el sonido que el recinto devolvía al escenario hacía que los músicos no se pudieran escuchar bien y la complejidad de la prueba fue máxima. Pero Vega y su banda se toman la música en serio y no pararon hasta conseguir un sonido perfecto.

Sobre las 22.15h y sin el espectacular mono de aires espaciales con el que nos sorprendió en Madrid, se presentó Vega sobre un escenario con aromas a incienso. Armada con su Fender Telecaster nos invitó a subir a su vuelo 547 y dar inicio a La cuenta atrás. Tras alunizar en el planeta Vega, sonó de los temas favoritos de la cantante, Réquiem y después una de las canciones preferidas y más coreadas de su público Grita. La carta de presentación musical de la cordobesa está más vigente que nunca. Ya con el ambiente caldeado, llegaron sus 48 horas más locas y guitarreras. Tras un buen rato eléctrico, el concierto pasó a una parte mas íntima y con su Gibson acústica en la mano, sonó Me compadezco de ti.

Pero Vega no dio tregua y muy bien arropada por su banda volvió a hacer vibrar a los asistentes con lo que para mi es una de las mejores canciones del disco, El más feliz. Esta parte del show continuó con la ya clásica en esta primera parte de gira Como yo te amo y su conocida Lolita. No seria justo destacar a nadie de su banda pero el peso de Kike Fuentes y su guitarra es fundamental en el desarrollo del concierto. Pudimos ver a Vega al piano en varios temas como Sin dudar o 700 cartas. Con los primeros acordes de teclado de aires espaciales ochentenos de 1906 estrellas nuevas el público volvió a saltar y bailar. Como era un concierto de contrastes, sin darnos cuenta estábamos inmersos de nuevo en una parte más íntima. Después de Faro de guía, la cordobesa nos mostró su parte más sensible al descubrir por sorpresa que entre el público había un persona muy querida para ella. Una Vega emocionada comenzó Nueva York, uno de los temas más bonitos que ha compuesto en su carrera, con una voz fuerte pero sensiblemente quebrada por la emoción, dio alma a una canción que aun resulta más impactante en directo. Quizás nadie se diese cuenta pero durante todo el tema tuvo la piel erizada. Mientras retomaba el aliento, el público empezó a pedir temas y saltándose el set list previsto, Vega se quedó sola en el escenario para tocar acompañada únicamente con su guitarra acústica Mi habitación.

Después de casi dos horas y para poner punto y final al concierto y a esta parte de la gira, Vega se despidió con A tientas. Sin lugar a dudas una canción muy especial para la cantante, una canción que se te agarra fuerte en el interior y que parece estar preparada para sonar la voz rota de Luz Casal.

Para abrir puertas hay que apostar y ser valiente, alejarse del inmovilismo y tener fe en tus convicciones. Ahora Vega es más Vega que nunca, sin lastres, arriesgando por su idea musical y apostándolo todo a una sola carta, La música.

Más antigua AnteriorVolver a crónicasSiguiente Más reciente