PORTAMERICA 2016 A RITMO DE ROCK

NIGRÁN

El PortAmérica 2016 ha significado una apuesta clara por la música en castellano y ha demostrado que el panorama nacional es lo suficientemente potente como para dar vida a un festival de dos días y que no es obligatorio sacar la chequera para contratar a grupos internacionales de peso.

Un entorno tan singular como las Rías Baixas ya es buena excusa para ir de festival, pero si el cartel tiene nombres como los de Amaral, Bunbury, Izal, Love of Lesbian, León Benavente o Molotov, entre otros, nuestros pasos no tenían otro rumbo que los del PortAmerica 2016. Este festival es una apuesta por algo más que proponer música y hacer caja. Más allá de las tiendas vintage y de los puestos de comida y de bebida que estaban colocados por el recinto, hubo tiempo para ver como importantes chefs hacia cocina en vivo de recetas elaboradas durante el festival, algo poco al uso en este tipo de eventos. Justo antes y sin avisar, en un pequeño y casi improvisado escenario, se subió de sorpresa Ivan Ferreiro para tocar varios temas para agrado y disfrute de los presentes en una mini actuación no publicitada oficialmente por el festival. Justo después de la improvisada actuación de Ivan, era el momento de dar comienzo a lo gordo del festival.

IZAL - Grandes conocedores de los gustos festivaleros, prepararon un set list muy movido para que ninguno de los asistentes dejara de bailar y saltar durante toda la actuación. Copacabana, La mujer de verde o Tu continente no faltaron al arranque de un festival que lo hacía por la puerta grande con uno de los grupos más potentes de nuestro panorama. Mikel y los suyos hacen valer sus tres discos para demostrar una vez más que tienen un repertorio de fondo ya para este tipo de eventos. El Baile suyo y el nuestro, ya que no pudimos parar quietos ni un segundo durante su actuación, cerró como viene siendo habitual en esta gira los conciertos de la banda.

Sin darnos pausa, tuvimos que cruzar el recinto para llegar al escenario principal y ver el concierto de AMARAL. Pero para ellos dejamos hueco para una crónica individual de su paso por el Festival y para el generador, que fue artista invitado en la actuación de Eva y Juan y protagonista principal en la de MOLOTOV. El grupo Mexicano se vio obligado a para dos veces la actuación por el fallo del generador de energía del escenario principal y a la tercera vez que se repitió el problema durante el show, obligó a la finalización anticipada del concierto de los mexicanos.

El sábado llegaba cargado de grandes nombres y de una afluencia mayor de público en el recinto que se dejó notar a la entrada del mismo.

BUNBURY - El indígena alienígena de nuestro rock volvió a demostrar que su show está por encima de cualquier banda de nuestro panorama y que está gira festivalera que ha emprendido este año, es una nueva mutación en su carrera que le está llevando a mostrar su arte de una nueva manera. Sin toda la parafernalia de una actuación propia, Bunbury salió a escena un poco más tarde de la hora prevista pero con todas las ganas de un joven principiante. Sus 30 años de carrera dan para mucho y pudimos repasar temas corales de Héroes del Silencio comoAvalancha, Maldito duende o Mar adentro y temas más individuales como El hombre delgado que no flaquera jamás, Lady Blue, Que tengas suertecita o El Extranjero.

Para felicidad y éxtasis de los asistentes y del propio Enrique, a tenor de su cara de felicidad, se bajó al foso y se abalanzó sobre los asistentes que no pararon de tocarle en un momento de éxtasis místico colectivo. El aragonés errante volvió a demostrar porque es la última estrella internacional del rock patrio.

LOVE OF LESBIAN - El referente nacional en festivales lo volvieron a hacer. Que show se marcaron para hacer una fiesta el PortAmerica. Y no nos confundamos ni un poco, que el ánimo distendido y divertido que impregna y emana su concierto, no tiene nada que ver con la inmensa calidad que tiene el grupo, con las letras brutales que se gasta y que en este último disco, El Poeta Halley, se vuelve a poner de manifiesto. Claro que sonaron clásicos como 1999, Allí donde solíamos gritar o John Boy para deleite de todos. Sin duda su actuación pudo ser la que más público congregó alrededor de un escenario de todo el festival.

LEON BENAVENTE - Ellos pusieron la energía y la rabia sin control encima del escenario. Quizás no fue la mejor hora las 02.45h la que pusieron al grupo para tocar, más propia de Dj que de bandas de rock. Quizás eso espoleo a la banda que la vimos más brutal que nunca encima del escenario. Empezaron con los temas de "2" como Tipo D o La Ribera. Abraham corrió, salto, bailó encima del escenario como si no hubiera mañana con un sonido realmente contundente y muy bien engrasado al milímetro. Un derroche fueron temas como Ser Brigada que se corearon bien fuerte por el respetable que a esas horas se encontraba delante del escenario principal. Quizás el horario perfecto para León Benavente hubiese sido entre los conciertos de Bunbury y Love of Lesbian.

En este festival que tan bien combina la música y el buen comer, podemos usar un símil gastronómico que nos viene al pelo. Un festival es como el menú degustación de un buen restaurante, puedes saborear los mejores platos de la carta pero en una ración más pequeña. Pues con los grupos de un festival pasa igual, ponen toda la carne en el asador en la hora larga de actuación que tienen programada confeccionando un set list enérgico y vibrante que siempre te suele dejar con ganas de más.

El PortAmerica 2016 ha sido un festival que ha sabido sumar a la perfección una oferta musical casi inigualable con una oferta cultural y gastronómica que han generado una unidad perfecta. Nos vemos en el 2017.

Texto y Fotos: Víctor López.

Más antigua AnteriorVolver a crónicasSiguiente Más reciente