AMARAL - ILUMINANDO TODA LA VIA LACTEA

MADRID

Olviden todo lo que han visto de AMARAL hasta el momento porque la puesta en directo de Nocturnal es otra cosa. Es una carrera por momentos enérgica y veloz entre cometas y estrellas fugaces. En otros momentos, de las más de horas de Show, es un dulce paseo al abrigo de todas las constelaciones celestes conocidas.

Se terminó el tiempo de las pruebas, de los acústicos para cadenas musicales y de los ensayos en el estudio. Llegó el momento de las grandes plazas como el Palacio de los Deportes de Madrid, el momento de ver como se resolvía la falta de una guitarra en el directo y el momento de ver si Nocturnal es realmente un viaje de lo sombrío a lo luminoso. Lo primero que llama la atención del escenario es la nueva e importante posición que toma la batería de Toni Toledo. A la derecha de Eva y a la misma altura que tiene Juan en el escenario, normalmente donde se suelen poner los bajistas o los guitarras acompañantes.

Desde el minuto uno los maños pusieron toda la carne en el asador y apostaron por un inicio de show con los temas más potentes de la banda en directo como Kamikaze, Revolución o No sé qué hacer con mi vida. La primera mutación que percibimos sobre giras anteriores, llega con la versión más bailonga de Eva que hemos conocido hasta el momento. Fueron varios los temas durante la noche en los que Eva se fue hasta el fondo del escenario para bailar delante de la brillante bola de discoteca que se proyectaba en la pantalla posterior del escenario.

Temas como Chatarra son impactantes en directo y no podemos dejar de mencionar lo que nos gustó la íntima versión que se marcaron de Marta, Sebas, Guille y los demás. Cantada voz y piano solamente, le devolvió un nuevo brillo especial al tema. Que además contó con la improvisación de Eva en la letra, para sorpresa de los presentes y del propio Juan, diciendo…. "Aguirre…parece que fue ayer… pero han pasado ya diez años". El gigantesco escenario que se han marcado para esta gira, hace que la interacción entre Eva y Juan sea más difícil pero, aun así, hubo momentos para ver la complicidad de ambos cantando juntos en el centro del escenario.

Los clásicos de la banda como Sin ti no soy nada o Como hablar funcionaron como resortes con el público delPalacio de los Deporte que saltaba y bailaba en cada uno de los pelotazos del grupo como si no hubiera mañana…como si fuera El principio del final. El nuevo formato de banda hace que Eva empuñe muchas más veces esa preciosa Rickenbacker que está estrenando en esta gira en el centro del escenario. Otro de los temas que ha mutado es Hacia lo Salvaje. Tiene un final trepidante que nos dejó un sabor de boca genial y que ya estamos deseando volver a escuchar.

La magnitud y la espectacularidad del escenario, los muy cuidados efectos de luces y toda la constelación celeste que nos guía durante el concierto, nos hace preguntarnos como hubiera vestido este show los temas de su anterior y eléctrico trabajo, Hacia lo Salvaje.

Con un tema calmado y sereno como Nadie nos recordará se cerró la noche y las más de horas de show que pasaron por delante de nuestros ojos como la mejor estrella fugaz que se precie. Como buenas cenicientas…pues ya eran pasadas las 24:00h del jueves y de largo, nos fuimos a casa haciendo garabatos con los dedos al son que nos acababa de marcar Amaral.

Sin tiempo para reponernos del subidón de adrenalina de lo vivido el jueves y con la premura temporal que nos impone el reloj, hacemos la maleta para vivir en su tierra, en Zaragoza ciudad inmortal, otra noche con Eva y Juan, otra noche de directo, otra noche de Nocturnal.

Texto y Foto: Víctor López.

Más antigua AnteriorVolver a crónicasSiguiente Más reciente