THE BRIGHT - TALENTO NATURAL

Sala El Sol (Madrid)

Desconozco si es una evolución o una revolución el nuevo disco de The Bright, desconozco si su nuevo giro sonoro es natural o buscado, pero lo que si está claro es que lo nuevo de Miryam y Aníbal es una verdadera pasada.

Líneas Divisorias respira otro aire, otro ritmo y teníamos ganas de saber cómo se plasmaba en directo ese cambio y como lo defendían con la banda al completo. La madrileña Sala El Sol fue el lugar elegido para la puesta de largo del disco y el punto de partida de la gira.

Con pausa, que no tranquilos seguramente, salieron al escenario los leoneses para empuñar guitarras y comenzar la noche con dos pelotazo del último trabajo como son Fuego Abierto y El Final del Amor. Y si, desde el minuto uno el directo de The Bright se siente diferente, es enérgico, compacto, bien apoyado en las guitarras de Aníbal y soportado en la dulce, pero intensa voz de Miryam.

Desde luego que hubo tiempo para el repaso, para temas como Ela y la más que coreada Hexágonos. Tiempo para recordar aquellos temas en inglés de su primera época como Odd Towns o Rotten Crops, donde el Folk era el hilo conductor del estilo sonoro de la banda. La suma de periodos musicales del grupo durante la noche, no hizo que el show perdiera ni un ápice de consistencia.

Con Veintidós Grados se llegó al primer y único bis de la noche después de regalarnos 14 temas muy bien trabajados donde Miryam estuvo tanto a la voz, como acompañando con la guitarra o su pequeño teclado.

La noche se cerraba con Líneas Divisorias, Private y Visceral para disfrute de los presentes, que no dejaron de bailar en esta parte final y que, sin mucho éxito, pidieron una más de regalo para ir a casa en paz.

En el mundo de la música se mide el éxito con parámetros verdaderamente injustos y simples, pero así está montada esta sociedad en general. Pero si el éxito solo dependiera del talento, The Bright debía explotar ya como banda con este pedazo de disco que se han marcado. Nosotros, pase lo que pase, estaremos allí para contarlo.

Texto y Foto: Víctor López.

Más antigua AnteriorVolver a crónicasSiguiente Más reciente